Biografía


Foto William Chirinos 3000x3000
“Es de humanos y no es de extraños atreverse a soñar”

Nací en Venezuela, Maracaibo, ubicado al occidente del país y al norte de Sudamérica. Un lugar, donde el sol, el cepillado, los pastelitos, los tequeños, las empanadas, las arepas y la gaita (género musical de la región) son el orgullo y frenesí de los ciudadanos. Desde muy temprana edad comencé a inclinarme por el canto. Poco a poco fui aprendiendo estrofas de canciones que cantaba mientras jugaba. Interpretaba constantemente las canciones de Colina (cantante venezolano), imitando sus gestos y su vestimenta.

Mi abuelo, un periodista, enamorado de la música, ejerció mucha influencia sobre mí. Algunas veces me daba clases de órgano y tenía un cuatro (instrumento folklórico venezolano), el cual en algunas ocasiones tomaba sin su permiso, y con el que hice mi primera composición con apenas 11 años. Lamentablemente de aquella canción solo recuerdo el título: “Mi Maracaibo querido”.

En 1995 audicioné entre 100 niños para luego quedar 20. Era mi primera actuación en público. Interpreté un Vals del compositor y director venezolano Carlos Ochoa, donde recibí las felicitaciones de cortesía. Luego, fui invitado por la comunidad “Baraltiana” para representar el liceo donde cursaba mi secundaria, al festival: “La Voz Baraltiana”, donde nuevamente la cortesía hizo su trabajo. ¡Felicitaciones!

No fue hasta 1998, residenciado en Puerto Cabello, que fui seleccionado para participar en “La Voz de Oro y Voz de Platino”, donde finalmente comencé a ver resultados, alzándome con el primer lugar. En 1999 grabé mi primer EP, posicionándose en las radios de Puerto Cabello “Muchacha de Cristal”. Posteriormente, grabé en dos oportunidades más. Esta vez como compositor.

En el año 2002 me trasladé nuevamente a la ciudad de Maracaibo y participé en varias agrupaciones musicales de la región. Paralelamente, terminé mis estudios de educación superior, en el área de periodismo, obteniendo el título de “Licenciado en Comunicación Social”, mención audiovisual.

Mi recorrido continuó, mi espíritu, mis ganas y mis incansables sueños, me llevaron a viajar hasta Argentina, a la Ciudad de Buenos Aires en el 2012. Cargado de sueños, de miedos y esperanzas, llegué para grabar mi primera producción discográfica, la cual llevaría por nombre “Ausencias”, donde me desempeñé una vez más como cantautor. Un trabajo independiente, y que por distintos motivos no pude terminar, pero me brindó la oportunidad de realizar una intensa gira promocional por el norte de Argentina, visitando importantes medios de comunicación privados y estatales.

Argentina me dejó muchas lecciones, amigos y anécdotas. Quiero contarles dos, que para mí, son las más significativas:

En primer lugar, recuerdo que me quedé sin dinero, una de tantas, pero esta fue la más crítica, porque no tenía donde dormir. Entonces, me dirigí a la casa de gobierno (Casa Rosada) para pedir ayuda. Me hicieron pasar a una sala, esperé unos minutos y me abordó un hombre cuya apariencia no recuerdo. Me ofreció pasar la noche en algo llamado “Parador”, no tenía idea de lo que era. Nervioso, seguí al hombre y me subí a un auto que pertenecía al estado argentino. Llegamos al lugar, el fulano “Parador”, era un sitio donde albergan a personas con situación de calle. Te invito a que hagas un ejercicio de imaginación para que tengas certeza de lo que te hablo y de lo que era aquel lugar. Me instalé, con muchas ganas de correr, pocas de quedarme y menos de dormir, deseando que amaneciera al instante. En ese duro momento solo tenía dos opciones: pasar la noche en las calles de invierno de Buenos Aires o quedarme allí, y por razones obvias decidí quedarme. Al día siguiente, le agradecí a aquel hombre el gesto de brindarme un techo, que por muy difícil que fuera, era sin dudas la mejor opción.

En segundo lugar, les cuento que, aunque mi situación al pasar los meses se estabilizó un poco, no dejó de ser caóticamente complicada. El 21 de marzo del 2012 conocí a alguien que cambió mi vida y mi rumbo. Una suiza, quien hoy es mi compañera sentimental, a quien le agradezco infinitamente, y por la cual hoy vivo en Suiza. Entre tantos ires y venires, se propuso la idea de vivir en su país, la acepté, convencido que era el fin de mi carrera musical.

Otro idioma, otra cultura, otro todo, era un nuevo comienzo, como volver a nacer. ¿Cómo no pensarlo? Sin embargo, no fue así. Por fortuna, soy bastante terco. A los pocos meses de estar instalado en Suiza, ya pertenecía a varias agrupaciones musicales, con las cuales visitamos países como: Eslovaquia, Hungría, España, Francia, y por supuesto distintos cantones (estados, provincias) del país helvético, además de participar en diferentes producciones audiovisuales. También escribí algunos artículos para una revista Suiza-Latina. Actualmente, me desempeño además como profesor de español.

Hoy, gracias a tanto recorrido, a mi compañera sentimental, y a una gran persona, un amigo, quien ha creído en las cosas que hago, a quien no dejaré jamás de agradecerle, estoy grabando mi producción discográfica, de la mano del gran productor venezolano Ali Ochoa.

Esta producción se ha venido realizando desde tres países: Suiza, Estados Unidos y Venezuela. En este trabajo, se mezclan ritmos caribeños con el pop, pero también instrumentos folklóricos como el charango peruano y el cuatro venezolano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s