El Krueger de los sueños

Quiero empezar este artículo, intentando hacer una analogía, entre aquella famosa película de terror “Freddy Krueger” y el miedo que sentimos muchas veces, a luchar por nuestros sueños.

No hay temas a estas alturas de los cuales no se haya escrito, lo “novedoso” llamémoslo así, son los puntos de vista de cada quien, que por muy novedosos, siempre coincidirán con alguien más. Yo aportaré el mío al respecto.

Desde que empezamos a tener algún nivel de conciencia sobre nuestra existencia, fraguamos la idea de lo que queremos ser. Al inicio somos todo. Hoy por ejemplo bomberos o policías, mañana Lady Di o Frank Sinatra.

A medida que pasa el tiempo, nuestras expectativas van creciendo o disminuyendo vertiginosamente, depende del entorno en el que nos encontremos. Punto de partida, por cierto, sumamente importante.

Hay un grupo de amigos (hoy regados por el mundo), con quienes sigo compartiendo sueños. Casi todos, incluyéndome, con ideas descabelladas, pero con un especial afán de no querer sentarnos y ver como se desvanecen nuestras metas, sin antes haber luchado por ellas.

Para los que lo intentamos, cargamos con el peso de enfrentarnos a cientos de tropiezos, casi como un requisito “sine qua non”, y a personas que desearías no haber conocido jamás. De estos últimos, no se gasta tiempo en hablar. Como dijo el recordado Cantinflas: “Yo a ti, ni te ignoro”.

Por otra parte, soy testigo además, de ver ex-compañeros de la universidad, triunfando en distintas áreas, unos como animadores, otros como locutores, cantantes, actores, etc. Todos ellos han llegado hasta allí, porque decidieron enfrentar sus miedos, salir de su zona de confort y no autoflagelarse.

“Detrás de cada escalón alcanzado, hay un titánico esfuerzo desconocido, detrás de cada peldaño pisado, hay una interesante historia que contar”. Todos lo que hoy están en la cúspide, o en franco proceso de crecimiento, podrán comprenderlo mejor.

Es sumamente importante, conocerse y reconocer, donde están nuestras debilidades, para hacerles frente, y poder combatir esa pesadilla de no atreverse a luchar por esas ideas maravillosas que tanto anhelamos y queremos alcanzar.

Miedo al fracaso

La anomalía que provoca el miedo al fracaso, es un trabajo desmedido, incluso mayor, del que se podría generar cuando se lucha por lo que soñamos. Por tanto, no intentarlo, es el camino directo y seguro a ese moustruo que tanto le tememos.

Detengamonos un instante, y preguntémonos: Por qué tengo miedo a fracasar? Puedo asegurarte que uno de los puntos más álgidos, para autoresponder esta pregunta es: simplemente porque estamos pensando en los demás.

Un gravísimo error, porque seguramente, a esos “demás”, no les importa lo que hagamos, y están muy interesados en no vernos crecer, justamente porque tampoco se atreven a hacerlo, o porque pudiéramos generarles competencia. Hay un refrán que dice: “No lavan, ni prestan la batea”.

Cada obstáculo o dificultad que visualicemos antes de intentarlo, no son más que excusas. No hay enemigo más potente, y lucha más difícil, que la que libramos con nosotros mismos. Si logramos vencernos, podremos vencer nuestros miedos.

Entonces, entendamos al “Krueger”, como un fantasma que nos persigue, creado por nosotros mismos, que solo es posible vencer, si nos atrevemos a enfrentarlo con firmeza y determinación.

¡No seamos rehén, de nuestros miedos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s